Blog

La experiencia educativa en medio del confinamiento en el Reino Unido. La necesidad de analizar oportunidades de mejora, reinventarnos y desarrollar una nueva destreza.

Por: Luis Credidio

Han pasado más de 38 días desde que el Gobierno Británico decidió cerrar todas los centros de estudios y la modalidad de clases en línea pasó a ser más que una opción para darle continuidad a las clases a la manera más factible de cumplir con el aislamiento social y las asignaciones escolares.

La palabra más acertada para definir lo que para mí significan los estudios en medio de la cuarentena en Gran Bretaña es desafiante.  En sólo unas semanas muchos hemos experimentado cambios drásticos en nuestras vidas, nuestras rutinas dejaron de serlo, el mundo ha tomado un respiro en cuanto a viajes, aglomeraciones y estamos llamados a pasar más tiempo con nosotros mismos en nuestras casas.

Como estudiante, mis mayores dudas han sido si sería posible abarcar todos los temas en clases en línea de la misma manera que atendiendo con regularidad la universidad, y he aquí cuando el “selfstudy” se vuelve una de las maneras de priorizar nuestro tiempo mucho más.

En el ámbito de la carrera Ciencias Políticas, el aprender la parte teórica no lo es todo, ya que se deben aplicar estos conocimientos en métodos prácticos que nos hagan ayudar a mejorar nuestra sociedad, y esto me causaba aún más preocupación al estar lejos del salón de clases por tanto tiempo. Sin embargo, dedicar mi tiempo a trabajar no sólo en mis proyectos finales (que están próximos) no era suficiente, lo primero que hice fue una lista en mi agenda sobre que cosas quería lograr al final de cada semana, y luego asigné aquellas tareas a cada día de la semana y antes de irme a dormir procuro hacer una lista con todo lo que he logrado culminar y si algo me quedó pendiente, comenzarlo en primera instancia al día siguiente.

Al comenzar cada clase, ya debo haber leído el material de lectura para así poder tomar notas de manera más lógica y relevante, de esa forma, he podido redefinir no sólo mis objetivos a largo plazo, si no también en el diario actuar. Otra cosa que es imprescindible para mí mencionar es el hecho de qué las clases en mi centro educativo no han sido por ningún motivo aplazadas o acortadas, y esto le sigue dando el mismo sentido de responsabilidad a la educación. Dicho esto, me gustaría sintetizar lo que para mi han sido las clases sobre cómo maximizar mi rendimiento educativo y personal, y mi experiencia en medio de esta pandemia que azota al mundo en tantos aspectos.

Primeramente, acogerse a un horario y lista de asignaciones. El hecho de estar en casa no debe cambiar nuestros hábitos encaminados a nuestra preparación profesional. Tener una agenda o un cuaderno en donde anotar tareas a realizar es vital para no perder el rumbo, o incluso aplicaciones como To Do para organizar nuestro día son muy útiles.

Tomar por lo menos 30 minutos de mi día para meditar un poco y agradecer por todo a mi alrededor se ha vuelto otro habito para mí, aprender a converger con todo aquello que podemos controlar y reconocer aquello que no podemos cambiar nos brinda cierto sentido de paz, ya que, si hay algo que no podemos sobrepasar, podemos hacernos estas preguntas ¿Puedo yo cambiar esa realidad? Si la respuesta es sí, entonces, ¿Qué me impide o me complica hacerlo?; de ser no, ¿Qué otra cosa puedo hacer para sobrellevarlo?

He llegado a otra conclusión sobre los hábitos que debemos desarrollar en este periodo de cuarentena, y esto es, todo lo que hagamos debe ser para mejor y, sobre todo, debe gustarnos. Hacer algo que nos gusta es la mejor terapia por si nos sentimos abrumados o ansiosos. En mi caso, yo reproduzco mi música favorita al cocinar, llamo a mis amigos al cenar para así hacerme entender que a veces la distancia puede hacerse sólo una palabra y los momentos que creamos no tienen barreras. Otra cosa que me encanta hacer es escribir, poesía, literatura, ensayos y discursos, y en este tiempo terminé de crear el cuaderno poético de mi primer libro ya publicado, y estoy comenzando a corregir el segundo y a escribir una novela. Todo lo que hagamos debe ser una oportunidad de desarrollo propio para hacernos más diestros en nuestros objetivos.

Volviendo al tema de las clases en línea, otro dato que me gustaría brindar es que me he apegado más a la teoría de que “sólo sé que nada sé”, y de hecho, cada vez que en una clase se menciona un término o tema del cual sé muy poco o nada, lo anoto y al terminar la clase me pongo a investigar sobre ellos, y al final de mi jornada trato de contar cuantas cosas he aprendido y si mi día fue lo realmente productivo como esperaba, algo así como retroalimentarme sobre mis acciones; lo cual debí haber apreciado hacer mucho antes.

El Reino Unido no escapa de la realidad del COVID-19, muchas personas están desempleadas y con escasos recursos, los negocios temen por irse a la banca rota y se espera un gran impacto por parte de la crisis económica que se avecina y sus fuertes consecuencias si los gobiernos del mundo no actúan en pro del beneficio social. Antes solía ver noticias entre cada momento que tomaba un descanso al hacer tareas, hasta que un día me sentí demasiado frustrado de ver que más era lo negativo que se publicaba a comparación de los buenos hechos que sucedían y allí decidí sólo informarme con noticias luego de desayunar y al acabar mi jornada de estudios. De esa forma he logrado balancear mucho mejor mis deberes y tratar sobre nuevos temas y diferentes tramas, además de conocer y hacer nuevas cosas.

Cada día el mundo se llena de muchos más y nuevos retos, y la realidad que antes nos parecía complicada ahora es mucho más entendible, ya que la situación que estamos viviendo a revelado muchas cosas, entre las cuales me gustaría concluir este texto compartiéndoles, algunas de las que son a mi parecer las más relevantes:

  1. El tiempo nunca se pierde siempre y cuando marquemos objetivos fijos sobre como queremos salir de cada reto. Mejor o igual cómo comenzamos.
  2. Los sistemas en los que hemos vivido tienen más fallas de las que podemos percibir a simple vista, el mundo es desigual y curiosamente, sólo nosotros podemos iniciar el cambio para erradicarlo.
  3. La vida es demasiado corta, por eso es vital vivir para crear buenos recuerdos que nos den satisfacción en todo momento, junto a nuestras familias, amigos, mascotas y demás.
  4. Se han sobrevalorado ciertas profesiones, y desvalorado aquellas que no hacen tanto eco o ruido social, pero han llevado más peso en la situación en la que vivimos.
  5. La salud mental no debe estar en segundo plano jamás, veremos personas que están frustradas por el encierro y bueno, todos estamos un poco cansados de ello, pero perder los estribos es una clara señal de que no somos capaces de convivir con nuestras emociones, por ende, cuidar de nuestra salud emocional no debe posponerse nunca.
  6. El mundo no nos pertenece, es también de los animales que habitan en todos los rincones del planeta, y nuestro encierro lo ha confirmado. Debemos tomar acciones en la conservación de la biodiversidad y nuestros bosques y fuentes de agua. Debemos no sólo trabajar por el hoy, si no también para preservar el futuro de las generaciones venideras.

Y, sobre todo,

  • Lo que hoy nos parece insignificante, mañana será parte de nuestra historia, como estudiante panameño en el Reino Unido en medio de la pandemia del COVID-19 puedo ser testigo de que estos tiempos han sido un reto, del cual saldré mejor preparado para mi futuro. De igual manera muchos han mejorado sus destrezas de cocinar, hacer videos para informar o entretener a las personas, dado su vida al servicio de los que lo necesitan, otros han aprendido a tocar un instrumento o hasta el leer un libro o explorar nuevos géneros musicales que hagan apreciar el arte es de gran ayuda. Cada pequeña acción cuenta.

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: