Blog

Los Roommates

¿Importantes en tu Experiencia Universitaria?

– Gustavo Santamaría, Asesor de The U for You

Experiencias que debes tener en tu etapa universitaria

Durante todos mis años orientando estudiantes, los temas sobre el alojamiento y sobre todo los “Roommates” siempre fueron fuentes de preocupación. Honestamente, estas preguntas no me hacían mucho sentido y mis respuestas las enfocaba en que tener roommates no era lo más importante. Ahora que me ha tocado a mí ser el estudiante, mi percepción ha cambiado. Creo firmemente que el lugar donde vives y con quiénes lo compartes juegan un papel CRUCIAL en tu experiencia universitaria. Y bueno, en tiempos de CoVid ¿qué les puedo decir? Mejor les cuento mi experiencia.

Yo tomé mi decisión sobre dónde vivir y con cuántas personas pensando solamente en presupuesto. Quería lo más económico y no me molestaba vivir con cuatro personas, ya que quería más parte del dinero de mi estipendio mensual para otros gastos. Tuve la dicha de empezar a vivir con un chico un año mayor que yo de Arabia Saudita durante los primeros cuatro meses. Luego, llegó un chico 10 años menor que yo desde Omán. Al inicio, ambos teníamos nuestros hábitos de limpieza, de alimentación y nuestra forma de vivir y vivíamos cada uno por separado; sin embargo, llegó un momento donde quisimos intentar ponernos mejor de acuerdo para tener comidas en conjunto y días de limpieza similares. Esto me ayudó a aprender a cocinar platos árabes como el “Kabsa” de pollo, el cordero, el “Macarroni Bechamel”, entre otras delicias. Por mi parte yo le enseñaba el placer de comer patacones, hojaldres y otras cosas del desayuno panameño que me fascinan. Creamos una relación de confianza que nos permitía mutuo apoyo, algo importante para que ese apartamento, o “dorm” o como quieras llamarlo se convierta en tu hogar.

A inicios del 2020 llegó nuestro nuevo compañero desde Omán, de tan solo 18 años y con poco conocimiento en inglés, por lo que mi previo roommate y yo le servíamos de ayuda con las compras, con traducciones y con explicar los choques culturales que podía tener su cultura con el estilo de vida estadounidense.

De repente llegó la pandemia y la universidad, los locales comerciales, absolutamente todo cerró. Yo me vi muy afectado económica y emocionalmente porque antes del CoVid había hecho muchos pagos por adelantado de conferencias, viajes, seguros, computadora, renta, entre otros gastos cuya mayoría me serían reembolsados. La verdad es que el CoVid golpeó tanto de terror a las instituciones que recibí correos que mis reembolsos llegarían quizás en el 2021. En marzo de 2020 me vi con poco dinero en mi cuenta y con deudas que pagar y por supuesto al ser estudiante no tenía trabajo ni ingresos, por lo que me vi forzado a buscar alternativas para comer y tener algo en caso de enfermarme, ya que no sabíamos absolutamente nada de la pandemia y parecía que todo podía hacernos daño.

Nunca olvidaré cómo el tener la confianza con mis roommates y poder conversar sobre nuestras preocupaciones hizo que entre los tres nos apoyáramos y realizáramos las compras del supermercado de los productos más económicos y también algo saludables. Así estuvimos hasta mitad de mayo cuando encontré una forma de reponer mis pérdidas y dar un nuevo inicio a mi economía. Créanme que la convivencia en nuestro apartamento se hizo mucho más fuerte gracias a la crisis.

En junio ambos roommates se fueron, y tuve un chico nuevo de India, igualmente 10 años menor que yo. Ya yo tenía una actitud muy positiva hacia cómo lograr crear lazos fuertes y límites claros con mis roommates, por lo que esta subcultura se la transferí a mi nuevo compañero.

 Actualmente, somos cuatro personas en el apartamento, todos de 9 a 10 años menores que yo. Es tan interesante vivir con dos chicos de India, uno de Ohio y yo de Panamá, ya que somos culturas, y creencias tan diferentes pero la clave para nuestra convivencia ha sido atrevernos a comunicar lo que nos gusta y lo que no, y aprender a respetar el estilo de cada uno sin necesidad de imponerse. Esto no se aprende en dos semanas, pero es importante que juntos se pueda desarrollar. Hemos tenido problemas, y hay cosas que no me gustan de ellos y hay cosas de mí que a ellos les parecen molestas, pero lo podemos dialogar y al final del día, cada vez que me siento en el sofá a ver Netflix, tengo tres personas con quien compartir, reír y crecer.

¡Agenda tu asesoría gratuita de estudio en el extranjero, contáctanos! Conoce tus opciones.

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: